Le soy muy fiel a la siguiente frase que un día encontré por ahí…

“He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con el” Mark Twain

No es sorpresa que ya llevo años en esta vida viajera y a pesar de que no he visto todo si me ha tocado todo tipo de compañía en mis viajes, adictos a museos, los “luxury mochileros”, los que no aportan ideas al viaje y al final se quejan de nuestro itinerario, los que odian los hostales y las cenas de latas de atún, los que van de fiesta y en una noche de cocteles se gastan el presupuesto que tienes para los próximos 10 días, las que solo van de shopping, etc.

Ahora se lo que estas pensando, el problema debe ser mío porque como es posible que tenga problemas con todos mis compañeros de viajes, pero no, no es fácil encontrar alguien que sepa el valor del dinero, del tiempo, el valor de las calles y los callejones solitarios llenos de historia, que no le importe comer galletas y agua siempre y cuando estes mirando los alpes, es difícil, creeme.

Cuales son las características de una buena compañera de viajes? Yo diría que es la flexibilidad, la paciencia, el poder de adaptación, el amor por el mundo, solo alguien con esas características podría ser una buena compañía, alguien que te apoye y que sea parte de tu equipo porque esto de viajar de mochileros tiene su ciencia (bueno a veces)…

Pero la encontré, la mejor compañera de viajes, un día la vida me la envió y la tuve por muchos años, los viajes más bonitos los construí con ella (no que los de ahora no sean bonitos, eran un poco más especiales, me estaba formando, ya saben, creciendo), y esos viajes fueron/son las bases de quien soy ahora, a Teresa no le importaba meterse en los hostales mas cutres que había, siempre y cuando ahorráramos dinero, ni tampoco le importaba comer atún y pan durante días seguidos, era una dura consiguiendo hospedaje a través de couchsurfing para ahorrarnos dinero en el hospedaje, y aparte de todo era sociable, hacia amigos en todas partes y lo disfrutaba (cosa que para mi siempre y con los años me ha sido muy difÍcil aprenderlo), sabia donde conseguir las mejores ofertas de viajes, y era mÍa amiga por sobre todas esas cosas. Agradezco infinitamente a la vida por ponerla en mi camino y te agradezco por enseñarme a viajar, nunca nadie me había enseñado a ver el mundo con ese amor, con esa ansia. Nunca me he cruzado con una persona con tu energía y espero que donde estés tu luz llene a todas las personas que te rodean.

Me decidí a escribir esto porque hace poco estuve en Berna, ese viaje a suiza hace 5 años tan especial que fue para nosotras, me dejo marcada y cada paso que daba te recordaba y recordaba las promesas que nos hicimos a nosotras mismas en el tren vuelta a casa (…y desearía que estuvieras aquí, la felicidad solo es real si es compartida… Tantos sueños por cumplir y ganas de comerme al mundo… Ese email me lo mandaste después del viaje)

A pesar de que yo decidí decirte adiós siempre te recuerdo como la mejor viajera, con tu mochila, tu pantalón negro, tus zapatos feos, tu gorro de colores, tus pedos y tu tos de abuelita. Me hiciste amar el mundo y donde quiera que estés se que vives una vida Bestia (así como tu decías) y que has viajado mucho más. Aquí me tienes, recordándote con mucho amor y enviandote luz

Si algún día encuentran a alguien así, valoren, aprendan de el, hay muy pocas personas que te puedan complementar, viajar es precioso y necesitas a alguien que lo haga igual que tú.

Extraño tus pedos y esas gotas que usabas en el baño que olían a remedio para disimular el olor a kaka (como carajos no memorice el nombre?!!!)

Moni

Please follow and like us:
Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *